Noticias

8 errores típicos en una entrevista de trabajo

8 errores que no debes cometer en una entrevista de trabajo
04 febrero 2020
Share Button


Enfrentarse a una entrevista de trabajo es un momento complicado. Ponemos todas nuestras esperanzas y si es el resultado acaba siendo negativo, siempre nos preguntamos, ¿qué habré hecho mal? Por ese motivo, hoy os traemos una lista de los errores más típicos que se suelen cometer en una entrevista de trabajo y que pueden acabar siendo fundamentales en la decisión del entrevistador.

Además, hemos contado con la opinión experta de Sandra Núñez Romero, Responsable de Carreras Profesionales de MSMK. Su experiencia gestionando talento, dentro y fuera de la escuela, nos sirve para aproximarnos, todo lo posible, a la mente de un reclutador de talento.


No preparar la entrevista

El mismo Servicio de Empleo Estatal (SEPE) lo menciona entre sus principales recomendaciones en la página web oficial. Según aclaran, hay que prepararse la entrevista a fondo, si queremos mejorar las posibilidades de contratación: mirar la web de la empresa, buscar información en portales de empleo, ver con detenimiento qué condiciones exigen, etc. Esto a es algo que nuestra experta en talento tiene bien claro, “una de las cosas que más se valora ahora mismo es el interés que el candidato tenga en la empresa, los conocimientos son necesarios, pero sin duda lo que marca la diferencia entre un candidato u otro es la actitud, asique es muy recomendable prepararse a fondo la entrevista. De esta manera mostramos interés en la empresa y motivación hacia el puesto al que estamos optando”, apunta Sandra Núñez Romero.


Llegar tarde a la cita con el entrevistador


Es uno de los aspectos más importantes aunque parezca que no. Y es que, la impuntualidad puede ser motivo suficiente para perder toda opción en el proceso. De hecho, es uno de los puntos que destaca Sandra, el cual nos pone un ejemplo: “Hace poco hicimos un proceso de selección. Una de las competencias que requería el puesto, era la puntualidad, ya que sería el encargado/a de abrir la escuela los sábados. La persona interesada me llamo 5 minutos antes para avisarme que se demoraría un poco. Lo «poco” acabaron siendo 40 minutos”, cuenta nuestra experta en reclutamiento. “Tenía que hacer otras entrevistas, asique le comenté que la entrevista duraría 20 minutos, porque tenía citados a otros candidatos”, relata. “Hay puestos cómo éste, que requerían implícitamente una persona muy responsable con el cumplimiento de los horarios y la puntualidad. Después de llegar 40 minutos tarde, ¿Le confiarías la apertura de la Escuela cada sábado? La respuesta, evidentemente, es no”, añade, para subrayar la importancia de ser puntuales.


No adaptar el perfil al puesto requerido


Por muy completo que sea un CV o un candidato, si no se amolda a las características y necesidades concretas de la oferta, será muy difícil que consiga el puesto. En este punto también coincide Sandra, “hay que saber leer en la oferta de empleo y extraer las palabras clave”, comenta. Además, explica por qué. “Esa persona que está seleccionando, en la primera criba curricular, lo que va a hacer es buscar coincidencias entre la descripción y el cv que tienen delante. Cuantas más coincidencias, más probabilidades de pasar la primera fase de selección”, asegura. Tened en cuenta esto, siempre.


Descuidar la imagen, el vocabulario y las expresiones



Es uno de los errores más habituales, sobre todo, si empezamos la entrevista de trabajo con nervios. Nunca hay que utilizar un vocabulario vulgar o expresiones demasiado coloquiales. La primera imagen que proyectamos es fundamental, tal y como nos recuerda Sandra, Responsable de Carreras Profesionales de MSMK: “La primera imagen o impresión que le generamos a alguien, no se puede cambiar y sólo tenemos una oportunidad. Hay que usar un lenguaje formal y utilizar el lenguaje no verbal para acompañar a nuestro discurso”, asegura Sandra.


No mostrar sinceridad, confianza y actitud


Los encargados de recursos humanos persiguen detectar este tipo de fortalezas y debilidades, según nos indica Sandra. Ella considera que, “una empresa no quiere a alguien que ya lo sabe todo y muestra cierta soberbia encubierta, ya que, una persona así puede darte indicativos de falta de adaptabilidad. Por esto, una empresa va a buscar humildad en un candidato y que tenga apertura al aprendizaje”, explica detalladamente.


No saber reaccionar ante preguntas conflictivas


En la entrevista de trabajo pueden surgir momento tensos. Por ejemplo, cuando nos preguntan algo para lo que no tenemos respuesta o se trata de una de nuestras debilidades. Ya sea una competencia o habilidad concreta, como tener un buen nivel de inglés. Para evitar esta situación, Sandra Núñez Romero nos recomienda que, “si te están preguntando por algo que desconoces o te están pidiendo una experiencia que no tienes, no pasa nada por reconocerlo, pero siempre con una actitud positiva: muéstrate abierto y con muchas ganas de seguir aprendiendo», comenta. Ten muy presente siempre este consejo, te va a ser útil.


Hablar de sueldo, vacaciones o beneficios en la entrevista



Hablar desde el primer momento de sueldo, vacaciones o beneficios que se esperan obtener es un error que no debe cometerse. Hay que ser consciente de que para algunas empresas es posible que no traten este tema en la primera prueba. En este sentido, una experta en el tema nos recomienda que, “cuando la entrevista ya esté avanzada, si el entrevistador no ha sacado ese tema, no pasa nada si le dices que te gustaría que te recordaran las condiciones (horario, tareas, etc)”, cuenta Sandra Núñez Romero. “Si eres tú el que ha aplicado para el puesto de trabajo, yo, personalmente no sacaría el tema del sueldo; sin embargo, en una segunda entrevista, ya tienes ese espacio para poder preguntarlo”, recomienda la responsable de Desarrollo de Carreras Profesionales & Talento de MSMK.

Hablar mal del antiguo puesto, empresa, compañeros o jefe


De manera general, no hay que utilizar un lenguaje denigrante al referirse a los antiguos compañeros, empresa o jefe. Esto lo recomiendan todos los expertos en la materia. Sin embargo, hay algún detalle que merece la pena reflexionar. “A rasgos generales, no hay que usar descalificativos, ni hablar de aspectos negativos de mi anterior puesto de trabajo, compañeros o jefes” explica cuidadosamente Sandra Núñez Romero.  “Pero es verdad, que hay situaciones en las que sí hay que hacerlo. Por ejemplo, cuando te preguntan por qué dejaste tu anterior puesto de trabajo y esto ocurrió porque recibiste un trato negativo o denigrante”, aclara.


Share Button

Programas
Destacados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies